Avances en la detección del cáncer de endometrio

Un estudio publicado por Journal of Clinical Oncology señala que un test epigénico puede detectar entre el 90% y el 100% de los casos de cáncer de endometrio. Se trata de una prueba rápida y no invasiva que las mujeres pueden realizarse en su casa.

La directora del proyecto, Laura Costas, es investigadora del Grupo de Infecciones y Cáncer del Instituto de Investigación  Biomédica de Bellvitge (Idibell) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO), ambos de Barcelona. Ambas instituciones han trabajado de manera conjunta con la Universidad de Innsbruck, en Austria.

Cómo se realiza el test

Esta novedosa prueba para la detección del cáncer de endometrio puede llevarse a cabo de la manera tradicional, tomando una muestra citológica del cuello del útero en consulta médica, o de forma más cómoda, en la propia casa de la paciente sin ayuda médica.  La automuestra vaginal se realiza de manera similar al uso de un tampón.

Este test podría avanzar en un año el diagnóstico del cáncer de endometrio, porque presenta una elevada sensibilidad y especificidad. Según indican los investigadores analiza el nivel de metilación de dos genes concretos en las muestras de citología de cérvix concretas presentes en el ADN.

Las metilaciones son modificaciones del ADN que pueden activar o inactivar la expresión de genes. Estas muestras se obtienen mediante ligeros raspados del cuello del útero en consulta médica, o a través de un pequeño dispositivo similar a un tampón que la paciente puede utilizar en su casa.

Población de riesgo

Todas las mujeres podrían beneficiarse de este proyecto, pero sobre todo aquellas que se encuentran en los grupos de riesgo. Entre ellas estarían las que padecen el Síndrome de Lynch, una patología genética que predispone a desarrollar cáncer (colorrectal, endometrio, ovarios…).

También es un buen método para las mujeres posmenopáusicas que tienen un sangrado anormal. Este es uno de los síntomas del cáncer de endometrio y ayudaría prevenirlo, disminuyéndolo hasta un 10%.

El estudio plantea la necesidad de llevar a cabo estudios de coste-efectividad dentro de los grupos de riesgo, antes de que el sistema pueda ponerse a la venta. Supondría, además, una prueba de cribado adicional de la población general, ya que permite identificar el cáncer un año antes de su diagnóstico. En este sentido, los investigadores indican que están trabajando en otros test que puedan detectar otro tipo de cáncer ginecológico de la misma forma.

Datos actuales del cáncer de endometrio

Actualmente entre el 5% y el 10% de las mujeres en edad fértil desarrolla endometriosis. Esta patología consiste en la implantación y desarrollo de algunas partes de la capa interna del útero o endometrio fuera de su lugar habitual (ovarios, trompas de Falopio, intestinos y vejiga). El cáncer de endometrio aparece cuando las células de esta capa mucosa que cubre el interior del útero crecen sin control y superan a las células normales. Asimismo, pueden propagarse a otras partes del cuerpo, como la vagina o el hígado y crecer allí.

Esta patología es una de las más habituales entre las mujeres, afectando a más de 400.000 en todo el mundo. Con la puesta en marcha de este test la mujer contará con un método de diagnóstico cómodo y que no es invasivo ni doloroso, como las biopsias de endometrio.

No obstante, es importante que sigas acudiendo al médico para realizarte las revisiones habituales. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios muy asequibles.

Conización cervical: qué es y cómo actuar

El cáncer de cuello de útero es uno de los cánceres ginecológicos más habituales. Está causado por el virus del papiloma humano (VPH) y se detecta realizando una citología o prueba de Papanicolaou, así como una biopsia. En las fases iniciales su tratamiento implica una resección quirúrgica y en las más avanzadas radioterapia y quimioterapia.  La conización es un tratamiento quirúrgico que busca quitar la parte del cuello del útero afectada; el instrumento con el que se realiza tiene forma de cono, de ahí que tome este nombre.

Cuando se realiza la conización cervical

La conización es un tratamiento sencillo que consiste en quitar parte del cuello del útero a mujeres que tienen una lesión premaligna o precancerosa en la zona, tras una infección del VPH. El virus del papiloma humano se contagia al mantener relaciones sexuales sin protección con alguien infectado; penetra en las células alterándolas y causando lesiones. Estas pueden ser de alto o bajo grado.

Se puede tener el virus en el organismo, pero no estar produciendo ningún mal. Una vez que empieza a causar daño la infección por VPH se clasifica de la siguiente forma:

  • CIN 1 o displasia leve. Se trata de lesiones escamosas intraepiteliales (SIL) de bajo grado. Existe un 80% de probabilidades de que el organismo cure la lesión de manera espontánea.
  • CIN 2 o displasia moderada. Son SIL de alto grado.
  • CIN 3: displasia severa o carcinoma in situ. SIL de alto grado.

Todas ellas son lesiones premalignas y en función del estadio en el que se encuentren, si no se tratan, pueden llegar a producir cáncer a largo plazo.

Se sabe que solo el 20% de los casos de CIN 2 y 3 se curan de manera espontánea. En estos dos casos es donde los especialistas recomiendan realizar un tratamiento mediante conización.

Qué es la conización de cuello uterino y para qué sirve

El tratamiento consiste en la extracción de una parte del cuello del útero en forma de cono. Se elimina una parte del exocérvix (zona exterior) y otra del endocérvix (zona interior). Es una intervención indolora que puede realizarse con anestesia local o sedación de cintura para abajo. Generalmente se trata de una intervención ambulatoria.

Los médicos buscan extraer la zona del cuello uterino que está afectada para eliminarla y realizar un tratamiento curativo. Además, esa muestra se va a mandar al laboratorio a analizar por lo que se va a obtener un diagnóstico definitivo de la lesión. La primera revisión después de la conización suele realizarse a los 15 días de la cirugía.

Algunas complicaciones

Aunque es un tratamiento muy seguro y no suele presentar complicaciones, en ocasiones durante la intervención se puede dar:

  • Sangrado. Es fácil de controlar, ya que se cauteriza la herida con el material de quirófano.
  • Daño en la pared vaginal. Ocurre sobre todo si la paciente se mueve mucho.
  • Reacción a los fármacos usados.  

Asimismo, pasados unos días de la cirugía puede producirse:

  • Sangrado moderado, como una regla abundante después de la conización. En este caso la paciente debe acudir al servicio de urgencias para que coagulen los puntos sangrantes. Se realiza en el mismo momento y no reviste complicación.
  • Infección de la herida. No es frecuente, pero si ocurre y la paciente manifiesta dolor, fiebre y flujo maloliente debe ir a urgencias también para poner tratamiento con antibiótico.

A largo plazo la conización no tiene efectos sobre la vida sexual, aunque sí puede tenerlos en la vida reproductiva. No es habitual, pero se puede producir un estrechamiento del canal que cause alteraciones en la menstruación o dificultades para quedar embarazada. También hay expertos que indican que pueden aumentar los abortos en el segundo trimestre o los partos prematuros, cuando la conización ha sido grande.

Cuanto tarda en cicatrizar la conización

Tras la intervención se recomienda realizar un reposo relativo de 3 o 4 días. Durante este tiempo la paciente puede moverse y caminar, pero no realizar actividades físicas que requieren de un esfuerzo. Asimismo, hay que esperar unas 4 semanas para utilizar tampones, darse baños de inmersión o mantener relaciones sexuales.

Este tratamiento no provoca cambio en los ciclos menstruales, por lo que la primera regla después de la conización debe bajar cuando tocaba. Tampoco afecta la alimentación después de una conización, por lo que la paciente puede comer de manera normal.

¿Por qué puede no curarse?

En un 90% de los casos la conización elimina por completo la lesión y la paciente queda curada. Pero los especialistas indican que el sistema inmune de las mujeres tratadas mediante esta cirugía tiene más predisposición a no curar el virus y producir lesiones. Por este motivo los controles y el seguimiento médico deben ser estrictos para que no persista la lesión, reaparezca con el tiempo o para que no persista el virus, a pesar de haber eliminado la lesión.

Para una buena prevención del cáncer de cuello de útero te recomendamos acudas periódicamente a consulta con tu ginecólogo o ginecóloga. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios muy competitivos.

Cómo es el tapón mucoso y qué significa su expulsión

El tapón mucoso es tapón de una sustancia gelatinosa que, durante el embarazo, sella la parte superior del cuello uterino o cérvix con la parte baja del útero, donde está alojada la bolsa amniótica y el bebé.  Está formado por un 90% de agua y el resto por glucoproteínas que le dan consistencia mucosa.

Se forma entre la cuarta y la sexta semana de embarazo por la secreción de las células del cuello uterino y tiene como función principal proteger el interior del útero y el embarazo, evitando así un posible ascenso e ingreso de bacterias o gérmenes.

Es una barrera preventiva de infecciones, tanto física como química, al poseer inmunoglobulinas que protegen el organismo. Por este motivo es muy importante que se mantenga su integridad durante la gestación.

Tapón mucoso amarillo

El tapón mucoso está formado por secreciones del organismo. No siempre presenta el mismo color, aunque es frecuente que tenga un tono blanco o amarillento. Como su nombre indica, su tacto es como un moco, gelatinoso, como una clara de huevo. Las mujeres que tienen abundante flujo vaginal es posible que no noten cuándo lo expulsan. En algunos casos se expulsa un verdadero molde de moco de una sola vez y en otros un flujo mucoso durante varios días, tal y como se indica en la Sociedad Española de ginecología y obstetricia.

Tapón mucoso con sangre

El tapón mucoso también puede ser de color marrón, con trazas o hebras de sangre. Generalmente cuando el tapón mucoso está teñido de rojo no hay que asustarse; adquiere esa coloración porque se han roto los capilares de la zona. No obstante, es fácil saber si lo que se está echando es el tapón, porque es gelatinoso. Si lo que se expulsa es sangre líquida habría que acudir a revisión médica de manera inmediata.

Cuando se expulsa el tapón mucoso

El tapón mucoso se expulsa cuando el parto está cerca. No obstante, no tiene por qué ser inminente, ya que puede ser cuestión de horas o de días. Por este motivo no es una emergencia sanitaria y no hay que acudir a urgencias cuando esto ocurra. Hay mujeres que lo expulsan y se ponen de parto acto seguido y otras que tardan una semana en notar las primeras contracciones.  

Cuando el trabajo de parto comienza el cuerpo de la mujer empieza a experimentar cambios. El cuello uterino se empieza a acortar produciéndose el borramiento del cérvix al volverse más blando y elástico. Así, se dilata hasta su desaparición.

Con las molestias y las pequeñas contracciones el cuello del útero deja un pequeño canal, que no está cerrado, para que salga el moco que se ha acumulado durante el embarazo. Puede ser más o menos marcado y puede estar acompañado de pequeñas manchas o pérdidas de sangre.

Qué pasa cuando echas el tapón mucoso

La expulsión del tapón mucoso es un indicador de que el parto está más o menos cerca. Hay mujeres que se ponen de parto en horas, tras su expulsión, y otras que pueden tardar hasta 10 días. Por este motivo es importante no ponerse nerviosa y esperar a que comiencen las contracciones de parto, que pueden tardar días, como hemos dicho.  

Cuando se forma el tapón mucoso

Se forma en torno a la semana 7 de embarazo. Es uno de los cambios que el embarazo produce en el cuello del útero. Se trata de un tapón mucoso que se ubica en la abertura del conducto cervical y lo cierra para proteger el útero. El cuerpo lo expulsa cuando está cerca el parto.

Cómo diferenciar el tapón mucoso del flujo

No es fácil distinguir el tapón mucoso del flujo. Como hemos indicado anteriormente, hay mujeres que no llegan a diferenciarlo y no son conscientes de si lo han expulsado o no. Esto ocurre cuando la gestante tiene mucho flujo vaginal y cuando el tapón no expulsa de una sola vez, sino durante varios días.

Si en un momento, ya cercano a la fecha prevista de parto, la mujer siente un aumento brusco de flujo vaginal, con aspecto mucoso y gelatinoso, es posible que lo esté expulsando.

Si quieres saber más sobre el tapón mucoso o cualquier otra cosa que suceda durante el embarazo te recomendamos que acudas a consulta con un ginecólogo. En SaludOnNet tenemos especialistas dispuestos a ayudarte, sin esperas y con una atención inmejorable.

Sexo después del embarazo

Muchas mujeres se sienten mal porque después de tener un bebé no tienen ganas de mantener relaciones con su pareja. Piensan que están haciendo de menos al padre y les invade un sentimiento de culpa con el que tienen que lidiar a diario. Pero la falta de sexo después del embarazo, así como la incomodidad al tenerlo, es algo muy frecuente que les ocurre a muchas madres durante las semanas posteriores al parto. Una buena comunicación y ponerse en manos expertas ayuda a recuperar la vida íntima de la pareja.

Importancia de las hormonas en el sexo después del embarazo

El postparto o puerperio es un momento de adaptación. Los primeros meses después de ser madre la libido baja considerablemente, porque la mujer experimenta muchos cambios físicos, psicológicos y hormonales. El comienzo de la lactancia materna hace que aumente la secreción de la hormona prolactina, que disminuye el deseo.

Es normal que la mujer necesite un tiempo hasta recuperar su estado inicial, que varía en función de cómo ha sido el embarazo, el parto y el posparto. Durante este periodo disminuyen las hormonas de excitación sexual y la parte íntima está menos lubricada.

Además, la mujer puede tener miedo al dolor, sobre todo cuando le han dado puntos o tiene una herida (cesárea). Y unas relaciones sexuales dolorosas son incompatibles con el placer, por lo que si hay dolor se debe dejar de practicar el coito vaginal. Si persiste, hay que consultar con el especialista.

Recuperación corporal y psicológica

Existen dos momentos a los que hay que prestar atención:  

  • Recuperación física de la madre. Se pueden mantener relaciones sexuales cuando la mujer ha dejado de sangrar y la zona del periné, la episiotomía o la cicatriz de la cesárea ha cicatrizado. Esto suele ocurrir alrededor de las 4-6 semanas del postparto, aunque varía en cada mujer.
  • Recuperación del deseo, tanto de la madre como del padre. Las relaciones sexuales con penetración deben empezar cuando los dos tengan ganas, debe haber apetito sexual.

Se calcula que pasados 3 meses del parto la mujer recupera la capacidad de tener relaciones sexuales y orgasmos que tenía antes de dar a luz.

El cansancio es el peor enemigo

El cansancio y el cuidado de un nuevo miembro de la familia son los enemigos de la pareja. Por eso hay veces que no es solo la mujer la que no tiene ganas, sino que los hombres tampoco están tan predispuestos a tener intimidad sexual como antes. Durante este periodo, la falta de sueño puede conllevar menos secreción de testosterona.

Muchas veces son los dos los que prescinden del sexo; pero cuando solo es uno, supone un problema para la pareja. Por eso es fundamental la comunicación, para que cada uno exprese sus sentimientos, emociones y necesidades. Lo recomendable es recuperar el deseo con caricias, con relaciones sexuales sin penetración. Se puede usar un lubricante o algún juguete sexual y optar por las caricias, los masajes y los juegos.

Trucos para tener sexo después del embarazo

Existen algunos trucos que ayudan a llevar esta situación lo mejor posible.

  • No tomarlo como un drama. Bajar el ritmo de las relaciones sexuales después de tener un hijo es algo muy frecuente, que le ocurre a la mayoría de las personas.
  • Pasar el máximo tiempo posible juntos y compartir confidencias. Hay que buscar el momento y compartir actividades juntos.
  • Animarse leyendo novelas eróticas o viendo películas que inciten a que el sexo sea más apetecible.
  • No perder nunca la llama en la pareja. Es bueno mandarse mensajes o hacerse llamadas que despierten el deseo.
  • No dejar el sexo después del embarazo solo para la noche, ya que puede ocurrir que el bebé se despierte y estropee el momento. Se puede hacer el amor a cualquier hora del día.
  • Si el bebé duerme con los padres, los progenitores pueden buscar otras estancias para tener intimidad.
  • No echar la culpa a los niños. Hay etapas en las que se practica más sexo y otras en las que menos.

A la hora de retomar las relaciones sexuales con penetración es importante utilizar anticonceptivos, para evitar un nuevo embarazo. Que la mujer siga sin tener menstruación no significa que no esté ovulando.

Para una total recuperación los especialistas recomiendan prestar atención al suelo pélvico que se ha maltratado durante el embarazo y el parto, realizando ejercicios de Kegel.

Si has tenido hace poco un bebé y sientes que ya no te interesa el sexo después del embarazo, te recomendamos que acudas a un especialista para que ayude a recuperar la intimidad que tenías antes del parto. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios increíbles.

Terapia hormonal sustitutiva en la menopausia

La edad media de la menopausia en las mujeres ronda los 50 años. Se produce cuando tienen la última menstruación y muchas veces va acompañada de unos molestos síntomas que pueden paliarse con terapia hormonal sustitutiva.

En el climaterio o periodo anterior y posterior a la menopausia, los ovarios dejan de funcionar como lo hacían hasta ese momento. Esto provoca que los estrógenos, hormonas femeninas producidas por los ovarios, disminuyan notablemente. Este descenso hace que aparezcan síntomas no deseados como los sofocos, la sequedad vaginal y de piel, el insomnio o los cambios de ánimo.

La terapia hormonal para la menopausia es un tratamiento que mejora notablemente la calidad de vida de las mujeres. Pero es importante saber que está contraindicado en pacientes con cáncer de mama y endometrio o con problemas de coagulación. Tampoco está indicada en mujeres con historia familiar de cáncer de mama, trombosis, riesgo cardiovascular o alteraciones hepáticas. En ese tipo de pacientes existen otras alternativas que no son las hormonas.

Qué es la terapia hormonal sustitutiva

Cuando los niveles de estrógenos están muy bajos y existen síntomas que interfieren en la vida diaria se utiliza la terapia hormonal sustitutiva, siempre que no existan contraindicaciones y esté prescrita por un ginecólogo.

Este tratamiento consiste en el suministro de hormonas sexuales femeninas para sustituir las que se están perdiendo, después de que la función de los ovarios haya disminuido. La terapia está pensada para pacientes con fuertes molestias que tengan menos de 60 años.

Los principales síntomas a tratar son:

  • Trastornos vasomotores: bochornos o sofocos.
  • Problemas genito-urinarios: sequedad vaginal o infecciones urinarias frecuentes.
  • Síntomas emocionales: depresión o disminución del apetito sexual.

Candidatas de la terapia hormonal sustitutiva

Las pacientes que son candidatas a seguir este tratamiento pueden recibir los beneficios de la terapia hormonal de reemplazo. Principalmente son estas mujeres:

  • Con menopausia precoz (antes de los 40 años).
  • Con graves trastornos vasomotores, es decir sofocos o bochornos que pueden ser severos y desagradables.
  • Cuando hay significativos problemas uro genitales: incontinencia urinaria, infecciones recurrentes, alteraciones vaginales o dolor durante las relaciones.

El ginecólogo realiza una evaluación previa, utilizando diferentes escalas para clasificar la severidad de los síntomas. Una de ellas es la escala Gerrie-Gast, que valora la intensidad de los sofocos. También se usa la escala climatérica de Greene, que evalúa aspectos como la ansiedad, la depresión, los problemas somáticos, los síntomas vasomotores o el aspecto sexual.

Se realiza una evaluación personalizada para ver cuál es el riesgo que conlleva realizar el tratamiento. Asimismo, se realiza una historia clínica completa y diferentes pruebas para comprobar que no hay tumores en las mamas ni en el endometrio, así como el perfil de lípidos y el riesgo cardiovascular.

En qué consiste el tratamiento

El tratamiento consiste en la administración de hormonas sintéticas o naturales- pero exógenas a las pacientes- cuando la mujer no tiene una producción normal y la sintomatología es grave. Puede administrarse en parches, cremas, pastillas, inyecciones u hormonas bioidénticas.

Asimismo, el tratamiento puede ser de diversas formas:

  • Solo estrógenos.
  • Estrógenos y progestágenos. Disminuye el riesgo de malignidad endometrial.
  • Combinaciones en las que hay estrógenos, progestágenos y andrógenos.

El tratamiento particular es definido por médico y el paciente, teniendo en cuenta el perfil de riesgo y sus necesidades particulares. El especialista realiza un seguimiento para ver cuál es la respuesta de la mujer y ajustar la dosis o quitarla cuando ya no sea necesaria.

Riesgos de la terapia hormonal de reemplazo

A pesar de los beneficios que tiene la terapia hormonal de reemplazo, también existen riesgos que hay que tener en cuenta. Los principales son:

  • Trombosis: infartos cerebrales, pulmonares o cardiovasculares.
  • Cáncer. De mama o endometrio. El tratamiento no incrementa el riesgo, pero puede acelerar el proceso. Por este motivo es muy importante que la paciente que esté en tratamiento sea vigilada constantemente.
  • Sangrados uterinos.
  • Trastornos gastrointestinales como nauseas, estreñimiento, malestar intestinal, inflamación o ganancia de peso.
  • Cambios en el estado de ánimo.

Cuando una paciente tiene sintomatología moderada o severa, pero es de alto riesgo no se le puede dar la terapia de reemplazo hormonal. En estos casos se utilizan generalmente antidepresivos que aumentan la serotonina.

Buenos resultados con la terapia de reemplazo hormonal

Según diversos estudios, las pacientes que reciben hormonas durante los primeros 5 años de menopausia obtienen beneficios en su salud. Así, se sabe que la terapia hormonal sustitutiva ayuda al corazón, los huesos y el estado mental de la mujer.

Si recientemente has tenido la última menstruación y tienes síntomas incómodos, no te olvides de visitar al ginecólogo para que valore la posibilidad de poner un tratamiento que mejore tu calidad de vida. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios muy competitivos.

Cómo saber si tengo menopausia precoz

La menopausia precoz se produce cuando hay un cese de la función ovárica a una edad temprana, por debajo de los 40 años. Se estima que es algo que les sucede al 1% de las mujeres. Los años previos a este momento las reglas son irregulares e incluso hay meses en los que no aparece la menstruación.

El periodo fértil de una mujer se sitúa entre los 14 años (primera regla o menarquía) y los 50 años. En la actualidad la edad media en la que una mujer llega a la menopausia son 51 años. Cuando se produce antes, se habla de menopausia precoz.

Qué es la menopausia precoz: causas

La mayoría de las veces no se conoce por qué se produce el cese definitivo de la actividad folicular ovárica antes de los 40 años. Generalmente la causa es desconocida, aunque existen factores genéticos que pueden desencadenarlo. También puede aparecer tras recibir tratamientos médicos, quirúrgicos o después de radioterapia en un proceso oncológico. Las principales causas son:

  • Alteraciones genéticas o cromosómicas.
  • Enfermedades de tipo autoinmune.
  • Obesidad.
  • Estado nutricional.
  • Radioterapia o quimioterapia.

Síntomas de menopausia precoz

La falta de estrógenos que conlleva el fallo ovárico tiene unos síntomas característicos, independientemente de la edad a la que se produzca. Los principales son.

  • Amenorrea o sangrado no habitual. Es la principal causa por el que la mujer acude al ginecólogo.
  • Sofocos. Se producen cambios en la temperatura corporal. La mujer nota un calor intenso que va desde el tórax hacia la cara y provoca sudoración importante.
  • Cambios en el estado de ánimo, de humor e insomnio.
  • Poca lubricación vaginal, sequedad.
  • Disminución o pérdida del deseo sexual.
  • Esterilidad.

Consecuencias de la menopausia

Las mujeres, mientras tienen una actividad hormonal normal, cuentan con una protección del sistema cardiovascular que reduce los eventos cardiovasculares como la trombosis o los infartos. Cuando los estrógenos disminuyen a causa de la menopausia, el riesgo cardiovascular se iguala al del varón. En el caso de la menopausia precoz esto ocurre antes de lo normal, por lo que estas mujeres pasan más años desprotegidas.

También es importante tener en cuenta que la masa ósea se pierde a una velocidad mucho mayor a partir de la llegada de la menopausia. Por este motivo, aumenta el riesgo de tener osteoporosis y de sufrir fracturas óseas con mayor frecuencia.

Tratamiento de la menopausia precoz

El tratamiento de la menopausia precoz varía en función de si la mujer quiere tener hijos o no.

Mujeres que quieren tener hijos

Las mujeres con menopausia precoz presentan problemas de fertilidad. Por este motivo el médico puede proponer tratamientos que conserven la función ovárica. Generalmente se opta por la vitrificación de ovocitos. La tasa de supervivencia a la desvitrificación es del 97% y tasa de gestación más de un 65%. También se puede optar por la vitrificación de embriones.

Asimismo, hay otros tratamientos de fertilidad como la donación de ovocitos o embriones.

Mujeres que no quieren tener hijos

El especialista puede proponer un tratamiento de reemplazo hormonal, para aliviar los síntomas y prevenir las consecuencias. También el apoyo psicológico en estos momentos es importante. Asimismo, al estar más expuesta al riesgo cardiovascular y a los problemas de huesos, se recomiendan hábitos saludables para su prevención. Los principales son:

  • Tratamiento hormonal. Ayuda a paliar los síntomas incómodos. La medicación de la terapia hormonal sustitutiva actúa simulando la actividad endocrina del ovario. Sirve para prevenir los riesgos asociados a este déficit hormonal precoz.
  • Estilo de vida y dieta. Realizar ejercicio físico y tener buenos hábitos alimenticios en los que no estén el tabaco y el alcohol. Es bueno reducir la ingesta de proteínas, tomar lácteos y alimentos con omega 3, calcio y vitamina D.

Si tienes síntomas de menopausia precoz debes acudir al ginecólogo para que realice un diagnóstico y evalúe si necesitas tratamiento. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios muy asequibles.

Página siguiente »