¿Por qué cambia de color la caca de un bebé?

  • Del amarillo al verde, pasando por el marrón, son colores normales
  • A veces los cambios en la consistencia de las heces tienen que ver con algunas patologías

El color de la caca puede ser un indicador de la salud del bebé. Los padres, cuando los niños son pequeños, suelen estar pendientes de cualquier cambio que se produzca en el aspecto y frecuencia de las deposiciones de los pequeños. Por este motivo es una de las consultas más frecuentes en pediatría. No obstante, es importante saber que cualquier color es normal, excepto el blanco, rojo o negro.

Frecuencia de las deposiciones

Los bebés no hacen de vientre siempre de la misma manera y en los mismos horarios. Depende de la alimentación y de cómo funcione su tránsito intestinal. No es lo mismo tomar solo leche materna que introducir alimentos sólidos o fibra. Así, es habitual que realicen:

  • 4 deposiciones al día durante la primera semana de vida.
  • 2 deposiciones al día al cumplir los 2 años.
  • 1,2 deposiciones al día en torno a los 4 años.

Los niños alimentados con el pecho de la madre suelen realizar más deposiciones al día, y más blandas, que los que toman biberón.

Diferentes tonalidades, distinto significado

El color de la caca cambia durante los primeros meses de vida del bebé. Comienza siendo verde oscuro, casi negro, con apariencia viscosa y densa, a semejanza del alquitrán. Es lo que se conoce como meconio, o primera deposición, que se produce durante las primeras 24/48 horas. Está compuesto por una mezcla de bilis, líquido amniótico, lanugo, moco y restos de la capa superficial de la piel.   

Tras expulsar el meconio las deposiciones del lactante pasan por una gama de colores que van desde el amarillo hasta el verde, dependiendo de la dieta del bebé. Tienen una consistencia semilíquida, algo grumosa y a veces con algunos trozos blancos que parecen semillas. En bebés solo alimentados por el pecho de la madre no tienen apenas olor.  

En este periodo es frecuente que la gama de color cambie, pero no hay que asustarse a no ser de que la caca esté acompañada por otros síntomas como la fiebre, la pérdida de apetito, el llanto continuado lo los vómitos.

No todos los lactantes hacen de vientre todos los días. En ocasiones pasan varios días sin defecar y no por ello tienen alguna patología. Mientras las heces sean blandas, las hagan sin dolor y tengan un aspecto normal no hay por qué alarmarse.  

Los bebés alimentados con biberón tienes unas deposiciones menos líquidas y de un color que va del amarillo al marrón.  Asimismo son menos frecuentes y más compactas y olorosas.

Cuando el niño tiene una el color de la caca y su aspecto y la frecuencia cambian por completo. Se vuelva más compacta, más dura y con más olor, similar a la de un adulto. También pueden observarse trozos de comida enteros si el niño no ha masticado bien los alimentos.

Consistencia de las heces

Lo sólidas o líquidas que sean las deposiciones también son una señal de la existencia de alguna enfermedad. Lo habitual es que las heces sean blandas, pero compactas. Pero en ocasiones son diferentes:

  • Diarrea en procesos infecciosos gastrointestinales. Exceptuando el primer mes de vida, cuando un niño realiza más de 2 o 3 deposiciones al día se considera que tiene diarrea, siempre que la deposición sea más líquida. Se produce a consecuencia de infecciones leves del aparato gastrointestinal que están provocadas por virus. Se resuelven de forma sencilla, con una alimentación adecuada e ingiriendo mucho líquido.
  • Dificultad de evacuación por estreñimiento. Para resolver este problema hay que modificar la dieta reduciendo la ingesta de los lácteos, pastas, pan y galletas no integrales, plátano o manzana, que estriñen. En esos casos hay que optar por las verduras, legumbres y hortalizas, frutas y cereales integrales. La hidratación también es importante. Hay que huir de los laxantes (supositorios) y de las técnicas que estimulan el ano.

 El color de la caca y su aspecto no debe de ser una causa de preocupación, siempre que no sea negra (una vez haya expulsado el meconio), roja o blanca. En estos casos se recomienda acudir al pediatra para que realice un diagnóstico de por qué el bebé tiene de ese color las deposiciones. En SaludOnNet tenemos el especialista que necesitas, sin esperas y con una atención única.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad