Neumonía: síntomas, prevención y contagio

neumonia

Con la llegada de las bajas temperaturas es importante prevenir las patologías de las vías respiratorias. La neumonía es una enfermedad que provoca cada año demasiadas muertes en el mundo, sobre todo en los grupos de riesgo. Se trata de una infección en uno o los dos pulmones, causada por bacterias, hongos, virus o parásitos y se caracteriza por la inflamación de los alvéolos pulmonares. Estos pueden llenarse de pus y líquido, provocando que la respiración sea dolorosa y limitando la absorción de oxígeno.

Grupos de riesgo y síntomas

Las personas mayores de 65 años y los niños menores de 2 años son los que más probabilidad tienen de padecer una neumonía, debido a que su sistema inmunológico favorece la infección. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015 el 15% de las defunciones de menores de cinco años -más de un millón en todo el mundo- fueron producidas por esta enfermedad, sobre todo en países menos desarrollados.

Los síntomas son similares a los de la gripe, pero mucho más duraderos: tos con expectoración, dolor torácico, fiebre alta, dolores musculares, pérdida de apetito, cansancio y dolor de cabeza, entre otros. Además es habitual que el paciente no responda a los tratamientos tradicionales.

La neumonía se puede ver en una placa de tórax. Una vez realizado el diagnóstico el tratamiento debe comenzar de inmediato. La neumonía bacteriana es la más común y se trata con antibiótico. La elección del mismo depende de la sospecha que tenga el médico sobre el germen que la produce. Cuando la neumonía está provocada por un virus se trata con medicación antiviral.

¿Cómo se contagia?

La neumonía tiene diferentes modos de transmisión y es importante conocerlos para prevenir la enfermedad. No es muy frecuente que se contagie entre personas, sino por los gérmenes que cada uno tiene en las vías respiratorias. Para evitar el contagio se recomienda no fumar y lavarse contantemente las manos. Las maneras de propagación más comunes son:

  • Aspiración desde la nariz o la faringe. Los virus y bacterias que están en la nariz o la garganta pueden infectar los pulmones al inhalarse
  • Por vía aérea, al toser o estornudar
  • Por la sangre, en el momento del parto

Por regla general las personas tienen mecanismos de defensa en las vías respiratorias que evitan que pueda haber bacterias que lleguen a los pulmones. Pero hay ocasiones en las que fallan. Esto ocurre cuando el enfermo tiene además una enfermedad pulmonar crónica, fuma demasiado, tiene algún tipo de demencia o cuenta con problemas en el sistema inmunitario.

Es frecuente que una neumonía empiece tras un proceso gripal, por lo que se recomienda que las personas que están dentro de los grupos de riego se vacunen de la gripe. También se recomienda la vacuna contra el neumococo. Las profilaxis y el tratamiento adecuado reducirían el número de muertes a causa de la enfermedad.

Ante cualquier síntoma que pudiera parecer una neumonía se recomienda acudir al médico para que realice un diagnóstico precoz que ayude a resolver la enfermedad. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudar.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad

3 comentarios

  • Conoce los fármacos que tienes que utilizar para la gripe o para el catarro - Hospital Manises dice: 10 septiembre, 2020

    […] mayores, por ejemplo, tienen una mayor predisposición a padecer neumonías o bronconeumonías posteriores a procesos gripales, porque no expectoran bien, su aparato […]

  • SaludOnNet dice: 26 noviembre, 2018

    Hola, es muy raro que esto pase. No obstante se podría dar el caso de que el germen de la neumonía sea muy virulento o que la persona que entra en contacto con el enfermo tenga un sistema inmune débil y se pueda contagiar. Un saludo.

  • Mónica Monzón dice: 25 noviembre, 2018

    La neumonía se puede contagiar, por ejemplo, al tomar del mismo vaso?