Síntomas y tratamiento de la enfermedad de Parkinson

Parkinson

El Parkinson es el segundo trastorno neurodegenerativo crónico más prevalente en la actualidad, después del Alzheimer. Provoca una incapacidad en el paciente que termina por hacerle totalmente dependiente. Las alteraciones clínicas de los pacientes con Parkinson se producen por la pérdida de las neuronas de una parte del cerebro, causando variaciones en la región motora y en las zonas que están asociadas al aprendizaje y las emociones. No se puede saber cuánto tiempo pasa desde la merma neuronal hasta que comienzan los síntomas, pero es un proceso lento de al menos varios años de duración.

Principales síntomas de la EP

En una fase inicial el enfermo de Parkinson padece depresión, ansiedad, dolor, pérdida de olfato, estreñimiento, trastorno del sueño, falta de agilidad, alteración de la escritura y dermatitis seborreica, entre otras manifestaciones. A medida que avanza la enfermedad los principales síntomas motores de la enfermedad son:

  • Bradicinesia o movimiento lento, con inexpresividad de la cara y reducción de la movilidad.
  • Rigidez, con falta de flexibilidad en extremidades, cuello y tronco.
  • Temblor en reposo. Comienza siendo ligero en la mano o el pie y aparece cuando los músculos están relajados. En un principio afecta a una mitad del cuerpo, pero según avanza la enfermedad se extiende a también a la parte contraria.
  • Inestabilidad postural, al perder los reflejos para mantenerse erguidos. Aparece una falta de equilibrio.

Los enfermos de Parkinson también tienen otros síntomas no motores, que a largo plazo son los más prevalentes e incapacitantes. Los más comunes son:

  • Alteraciones cognitivo-conductuales. En el momento del diagnóstico son casi imperceptibles, pero se sabe que un 50% de los pacientes con EP desarrolla demencia en una fase avanzada.
  • Trastornos del sueño.
  • Cambios sensitivos (pérdida del olfalto y dolor).
  • Problemas que afectan a la autonómía (disfunción urogenital, estreñimiento e hipotensión ortostática).

Son muchas las causas que hacen que disminuya la calidad de vida de los pacientes con Parkinson: movilidad reducida, caídas, complicaciones motoras, trastornos afectivos o trastornos del sueño, entre otros.

Diagnóstico y Tratamiento de la EP

No se conoce qué es lo provoca la Enfermedad de Parkinson y se cree que son múltiples los factores que la generan (genéticos, tóxicos y ambientales).

La forma más frecuente de diagnosticar la enfermedad es a través de la historia clínica. El neurólogo en consulta es el encargado de realizar una combinación de pruebas motoras y síntomas de exclusión para identificar la patología. Las pruebas de imagen ayudan también en el diagnóstico diferencial (PET, SPECT, sonografía y gammagrafía).

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson debe paliar todos los síntomas de la misma. Actualmente no existe ningún medicamento que frene su evolución, por lo que el especialista selecciona uno u otro en función de las características del paciente (edad, estilo de vida, preferencias del enfermo y riesgos). Es frecuente el uso de la levodopa en las fases inicial y tardía. El médico debe tratar también la depresión, ansiedad y apatía, para intentar mejorar la calidad de vida del paciente.

Asimismo se sabe que tiene efectos positivos en los pacientes con Parkinson la realización de fisioterapia, logopedia, dietética y terapia ocupacional.

Si tiene alguno de los síntomas mencionados, sospecha que tiene Parkinson o ya le han diagnosticado la enfermedad y tiene dudas sobre la misma entre en SaludOnNet y acuda un especialista que pueda ayudarle. Ponerse en buenas manos y paliar los síntomas son dos medidas muy necesarias que le ayudarán a mejorar su vida.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento de datos y portabilidad en materia de protección de datos en la dirección de correo electrónico dpo@saludonnet.com tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad