¿Qué es la epitrocleitis o codo de golfista?

  • Esta tendinitis se produce por un uso excesivo del brazo, una mala técnica deportiva o la elevación de cargas pesadas.
  • El tratamiento consiste en reposo deportivo de la zona y rehabilitación mediante ejercicios controlados.

La epitrocleitis, comúnmente llamada codo de golfista, es una tendinitis de los flexores de la muñeca, que van desde la propia muñeca a la parte interna del brazo. Afecta a las personas que realizan frecuentemente movimientos de hiperflexión de codos. Se traduce en la aparición de dolor localizado, en la cara lateral interna del codo, cada vez que la persona lo flexiona. Su tratamiento consiste en reposo deportivo de la zona y rehabilitación mediante ejercicios controlados.

¿Por qué aparece el codo de golfista?

El codo de golfista también se denomina epicondilitis medial. Es importante valorar cuáles son los principales factores que provocan la aparición de esta tendinitis. Generalmente suele ser un uso excesivo de la zona, una mala técnica deportiva o la elevación de cargas pesadas durante un tiempo prolongado.

Las principales causas son:

  • El tendón presenta debilidad como estructura, porque no le llega suficiente sangre. Por este motivo, no tiene oxígeno ni nutrientes para su regeneración.
  • Sobreuso. Generalmente es complicado reposar esta parte del cuerpo, que se usa diariamente tanto para las actividades cotidianas como para el trabajo. Por este motivo, es importante trabajar con los flexores y aliviar la tensión de los tendones con un vendaje.
  • Desequilibrios biomecánicos. En ocasiones, además de la epitróclea, hay dolor en toda la cadena flexora. En este caso un estiramiento del pectoral menor mejora esta patología.  
  • Tensión muscular. Es esencial eliminar el estrés que presentan los tendones para relajar esta zona.

Tratamiento de la epitrocleitis

Esta patología a veces es el inicio encubierto de una epicondilitis o codo de tenista y su tratamiento es muy similar, tal y como indica el grupo de trabajo de ortopedia del Colegio Oficial de Bizkaia. Consiste en el reposo deportivo, la fisioterapia basada en la analgesia y la disminución del edema y una vuelta progresiva al deporte, tal y como se explica en el artículo Epicondilitis medial: dos modelos etiopatogénicos, realizado por Ramon Balius i Juli y otros autores.

El tratamiento se puede resumir en:

  • Uso de una cincha que, en este caso, se coloca 4 cm por debajo de la epitróclea para evitar que el paciente extienda el codo.
  • Reposo. Como es complicado mantener en reposo el brazo, se recomienda realizar un vendaje sencillo para aliviar el estrés del tendón. Los vendajes neuromusculares, llamados kinesiotape, son tratamientos naturales que ayudan a los músculos, sin inmovilizarlos ni limitar sus movimientos.  
  • Estiramiento de pectoral, solo si también aparece dolor en los flexores del brazo, en la zona del bíceps. Suele ocurrir a causa de un atrapamiento nervioso en la inserción del pectoral menor. Estos ejercicios deben realizarse durante unos 5 minutos, con el objetivo de que el músculo elimine tensión y suelte el nervio que tiene atrapado.
  • Ejercicios de estiramiento y excéntricos. Puede realizarlos el paciente en casa, para acelerar la recuperación.

Ejercicios recomendados en el tratamiento

Los principales ejercicios que los traumatólogos y fisioterapeutas recomiendan en estas lesiones son:

  • Giros de muñeca (20 repeticiones en ambos sentidos).
  • Fijar una goma elástica a las patas de una mesa y coger la goma con la palma hacia abajo. La muñeca se coloca en el borde de la mesa y la mano en tensión. Se realizan dos series de 20 repeticiones de extensión de muñeca.
  • Coger la goma con la palma mirando hacia arriba y flexionar la muñeca. Se realizan dos series de 20 repeticiones.
  • Retorcer una toalla (dos series de 20 repeticiones).
  • Estiramiento muscular epitroclear, que se puede realizar apoyando la mano en el borde de una mesa. Mantener durante 15 segundos y repetir 3 veces.
  • Extensión de brazo y muñeca e inclinación de cabeza (dos series de 10 repeticiones).
  • Masaje musculatura epitroclear. Deben realizarse automasaje en tres pases en cara interna, media y externa.

Prevención del codo de golfista

Un tendón que está lesionado tiene que regenerar el colágeno del que está formado. Para prevenir esta patología es importante estar bien hidratado, ya que cuando el cuerpo de una persona está deshidratado los músculos se secan y llega menos oxígeno y sangre.

 Además de agua es recomendable tomar:

  • Vitamina C, que produce un colágeno resistente.
  • Magnesio, que ayuda a bajar el tono muscular de los músculos que están tirando del tendón.
  • Vitamina E, encargada de regular la inflamación y reparar la zona lesionada.
  • Ginkgo biloba, que aumenta la llegada de sangre.
  • Harpagofito, que reduce la inflamación y se usa en el tratamiento de los dolores articulares leves.

Si te duele la parte interna del antebrazo es probable que tengas codo de golfista. Lo primero que debes hacer es acudir al traumatólogo para que realice un diagnóstico de la patología. En SaludOnNet contamos con especialistas en esta lesión, que te ayudarán a recuperarte lo antes posible.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento de datos y portabilidad en materia de protección de datos en la dirección de correo electrónico dpo@saludonnet.com tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad