Operación de luxación de rótula

  • Es una lesión poco común que se produce más en mujeres jóvenes
  • El tratamiento inicial es conservador y, si no hay resultados, se opta por la cirugía
luxación rodilla

La rótula o patela es un hueso pequeño y redondeado que se encuentra en la articulación de la rodilla, en el que se insertan el tendón del cuádriceps y el ligamento rotuliano. Ayuda al cuádriceps a mejorar su eficiencia al aumentar el brazo de palanca del mecanismo exterior y protege las estructuras de la rodilla. Asimismo la rótula es necesaria para que se realice el movimiento extensor de la articulación de la rodilla. La luxación de rótula o inestabilidad patelar no es una lesión común, supone el 3% de las lesiones de rodilla, aunque en los últimos años se ha incrementado con el aumento de las actividades deportivas. Ocurre cuando  la rótula y los ligamentos que la sostienen se deslizan hacia la parte exterior de la rodilla.

Lesión de adolescentes y jóvenes

Generalmente se da en adolescentes o en adultos jóvenes, entre los 15 y los 30 años y más en mujeres que en hombres, cuando realizan movimientos rotacionales a la vez que contraen el cuádriceps. En ocasiones los episodios puede ocurrir hasta varias veces al día, luxándose y colocándose a continuación el hueso. Es decir, el porcentaje de recidiva es muy elevado. Esta lesión está asociada a diversos factores entre los que se encuentran los traumatismos o tener una anomalía anatómica de la articulación de la rodilla. Las principales son:

  • Rotación tibial externa excesiva.
  • Rotación interna del fémur.
  • Tener la rótula alta.
  • Atrofia del vasto medial.
  • Displasia de la Rótula.

Síntomas de la luxación de rótula y diagnóstico

Al producirse una luxación de rótula se siente un dolor intenso, localizado en lado medial cuando la rodilla está en posición de flexión. Generalmente no puede enderezar la articulación y en ocasiones la persona se cae al suelo. Se produce, por tanto, una reducción de la movilidad articular. Asimismo la rodilla aparece hinchada y la persona puede desplazar la rótula de un lado a otro. Cuando se ocasiona a causa de un traumatismo es normal que se produzca una inflamación a consecuencia de un sangrado interno. Es frecuente que en personas que tienen alguna anomalía anatómica esta lesión se repita en el tiempo.

El médico en consulta, con la exploración física y realizando la maniobra de Fairbank, puede notar que la rótula está en una posición anormal. En ocasiones vuelve a su sitio de forma espontánea sin necesidad de tocarla. En estos casos también se recomienda acudir al traumatólogo, para descartar una lesión interna de rodilla.

Tratamiento para la luxación de rótula

El tratamiento inicial de las lesiones del sistema locomotor suele ser conservador y consta de varias partes:

  • El especialista en consulta intenta manipular el hueso, para que vuelva a su lugar. Esta técnica se denomina reducción.
  • Después el médico procede a la inmovilización de rodilla con una órtesis durante varias semanas, para evitar que se flexione.
  • La aplicación local de frío en la zona ayuda a bajar la hinchazón.
  • Una vez se retira la órtesis es necesario que el paciente comience un tratamiento rehabilitador, para recuperar la fuerza muscular perdida y mejorar la movilidad de la rodilla.

Si se toman estas medidas pero la rodilla continúa siendo inestable es necesario operar, para prevenir futuras luxaciones. La cirugía se realiza generalmente mediante técnica artroscópica, aunque en ocasiones el médico opta por una cirugía abierta. A la hora de la intervención quirúrgica hay que tener en cuenta algunos factores como la edad del paciente, el grado de maduración ósea, la alineación del tendón rotuliano y la rótula o el grado de deformidad que existe. En función de las características del paciente y de las estructuras que se hayan visto afectadas en la lesión el cirujano puede realizar una reparación de la rótula o del ligamento fémoropatelar medial o una transposición de la tuberosidad tibial anterior.

Postoperatorio de la luxación de rótula

Tras la intervención la fisioterapia juega un papel importante para conseguir que la rodilla sea de nuevo estable y recupere la fuerza perdida. La recuperación total varía en función de si la lesión se ha producido por hiperlaxitud o por un traumatismo. En el primer caso a los dos meses el paciente puede realizar vida normal. En el segundo caso el postoperatorio se alarga entre 3 y 6 meses.

Si tienes una luxación de rótula acude al médico para que te ponga el mejor tratamiento. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a mejorar tu calidad de vida, sin esperas y a precios asequibles.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento de datos y portabilidad en materia de protección de datos en la dirección de correo electrónico dpo@saludonnet.com tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad