Fascitis plantar: síntomas y tratamiento

Fascitis plantar

Hacer deporte pisando en superficies duras e irregulares, llevar tacón durante muchas horas o tener los pies cavos o con exceso de curvatura puede provocar inflamación de la fascia plantar. Es una banda de tejido elástico que va desde el hueso calcáneo, que forma el talón del pie, hasta la zona en la que se encuentran los metatarsos, delante de los dedos. Cuando se hincha provoca lo que conocemos como fascitis plantar.

La fascia juega un papel muy importante a la hora de caminar, ya que mantiene el arco y amortigua la energía del pie, cuando impacta sobre el suelo, protegiendo a los metatarsianos para que no hagan una flexión exagerada. Hay ocasiones en las que aumenta la tensión en esa zona y entonces aparecen los dolores. Esta lesión se da mucho en las personas deportistas, en corredores que hacen ejercicio por zonas irregulares. No obstante, a partir de los 45 años también aparece en personas que no hacen deporte.

Por qué se produce

Es importante tratar el motivo por el que ha aparecido esta patología, ya sea por la forma del pie o por la manera de caminar, para que no se vuelva a producir esa inflamación en la inserción de la fascia. También puede deberse a un acortamiento de los músculos posteriores de la pierna a consecuencia del uso continuado de tacones, por debilidad muscular o por un incremento de peso. Si sólo se trata durante la fase aguda, en el momento en el que la persona vuelva a hacer deporte de manera habitual o a caminar, volverá a salir.

El principal síntoma es la aparición de dolor en la zona interna del talón, donde se produce la inserción. La molestia es más intensa por las mañanas y, en el caso de los corredores, al terminar la actividad física. En ocasiones está acompañada de inflamación leve y enrojecimiento.

En cuanto el dolor empieza a hacer acto de presencia es recomendable acudir al especialista para que haga, mediante historia clínica y exploración física, un diagnóstico certero. La realización de un estudio de la pisada, por un podólogo especializado en ortopedia, ayuda a saber si la aparición de la fascitis plantar tiene que ver con la forma en la que anda la persona. En caso positivo las órtesis plantares o plantillas ortopédicas son una buena solución para conseguir la liberación de la fascia y mantener el equilibrio del cuerpo. Se sabe que las plantillas solucionan el 90% de los problemas de la fascia plantar. No obstante no se recomienda esperar a tener dolores para prevenir esta dolencia, por lo que el estudio de la pisada está indicado para todas las personas que realizan ejercicio de forma asidua.

Tratamiento de la fascitis

Para tratar la fascitis plantar es importante combinar los antiinflamatorios con tratamientos de rehabilitación o fisioterapia que busquen reducir la inflamación de la zona. Últimamente se utilizan técnicas como EPI (eletrólisis percutánea intratisular) u ondas de choque cuando la dolencia está en fase aguda. Por lo general la mayoría de los pacientes mejora en un plazo de 10 meses. En último caso se puede recurrir a la cirugía, aunque hoy en día es muy raro.

Si notas que tienes los síntomas de los que hemos hablado y sospechas de una posible fascitis plantar, acude al traumatólogo o al podólogo para que ayuden a poner fin a la molestia. En SaludOnNet tenemos los mejores especialistas para ti.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación u oposición al tratamiento de datos y portabilidad en materia de protección de datos en la dirección de correo electrónico dpo@saludonnet.com tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad