Desprendimiento de retina: causas, síntomas y tratamiento

  • Es importante que las personas miopes se realicen una vez al año un fondo de ojo como medida preventiva.
  • El tratamiento para el desprendimiento de retina es quirúrgico y debe ser intervenido de manera urgente o preferente.

El desprendimiento de retina se produce cuando esta estructura nerviosa se separa del epitelio pigmentario, que es el tejido que la sostiene y alimenta y sobre el que se encuentra firmemente adherida. Al quedar desprendida la retina, no puede funcionar correctamente causando importantes daños que pueden llegar a provocar la ceguera si no se actúa a tiempo.  

El desprendimiento más común es el de tipo regmatógeno. Se produce cuando el humor vítreo se separa de la retina tirando de esta hacia el interior y produciendo un desgarro o un orificio en la misma.  

Hay otros tipos de desprendimiento, como el de retina traccional, común en la retinopatía diabética avanzada y el de retina exudativo (muy infrecuente).

Síntomas del desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es algo que el paciente nota de manera brusca y aguda; es una patología que se atiende en urgencias. Casi siempre comienza con un desprendimiento vítreo posterior. El vítreo es un gel que rellena toda la cavidad del ojo y que con el paso del tiempo sufre un proceso de contracción. La tracción vítrea, el estímulo mecánico, se transforma en estímulo luminoso y da lugar a los principales síntomas, tal y como explican desde la Sociedad Española de Oftalmología. Los más característicos son:

  • Aparición de moscas volantes o cuerpos flotantes.
  • Visión de telarañas en el campo visual.
  • Aparición de luces centelleantes.
  • Notar un velo o cortina en la visión o la apariencia de una sombra en las zonas laterales del campo visual.
  • En algunos casos el paciente experimenta una pérdida total de la visión de un ojo.

Factores de riesgo y prevención

Existen factores de riesgo para el desprendimiento de la retina. Los principales son:

Para prevenir esta patología es importante que las personas miopes acudan a revisión, al menos una vez al año, para que se les realice un fondo de ojo. Muchas veces los miopes tiene lesiones degenerativas en la parte externa de la retina o factores predisponentes a sufrir ese desprendimiento. Si el oftalmólogo tuviera sospechas, puede recomendar la realización de un tratamiento profiláctico que consiste en una fotocoagulación con un láser de argón para aumentar la adherencia de esas capas de la retina.

Pruebas para el diagnóstico

Ante un desprendimiento de retina el médico realiza una exploración de la retina, previa dilatación de la pupila. Posteriormente el oftalmólogo la visualiza mediante un oftalmoscopio binocular. En el caso de que no se pueda explorar, se realiza una ecografía para valorar su estado.

La OCT o Tomografía de Coherencia óptica es otra forma de exploración la retina que posibilita visualizar en 3D diferentes estructuras oculares, realizando un escáner en este tejido casi microscópico.

El desprendimiento de retina o su sospecha es una urgencia médica y debe ser atendido lo antes posible por un oftalmólogo. Por lo general suele ser necesaria una cirugía y en el 85% de los casos se resuelve con una sola intervención. Todas las técnicas quirúrgicas tienen el objetivo de colocar de nuevo la retina y crear una buena adhesión entre el tejido neurosensorial y el epitelio pigmentario.

Tipos de cirugía para el desprendimiento

El tratamiento para el desprendimiento de retina es quirúrgico casi siempre. Los especialistas deben intervenir de manera urgente o preferente en los siguientes días tras ser diagnosticado, ya que el pronóstico depende de la rapidez con la que se actúe.

Como prevención, antes de que se produzca el desprendimiento de retina se puede aplicar la foto coagulación, mediante un láser. De esta forma se sella la retina en las zonas en las que esté rota y se crea una fuerte adherencia entre las capas retinianas. Asimismo, se usa el láser para crear una cicatriz alrededor de la zona de la retina adelgazada o débil a través de la pupila.

Se pueden realizar varios tipos de cirugías, en función de cómo sea el desprendimiento. Así, hablamos de:

  • Cirugía escleral. El médico ejerce una presión para acercar la esclera o cara externa del globo ocular hacia la retina mediante unos implantes o cerclajes de silicona.  Es cirugía extraocular que suele combinarse con punción de líquido subretiniano y aplicación de láser.
  • Vitrectomía. El especialista acerca la retina nuevamente a su posición anatómica desde el interior del ojo. Es una cirugía intraocular en la que se extrae el humor vítreo, que es sustituido por gases o aceite de silicona, para presionar y adherir la retina. Una vez recolocada se aplica láser alrededor de los desgarros. En ocasiones no es necesario extraer el humor vítreo; basta con inyectar una burbuja de gas para resituar la retina y administrar el láser a continuación.

Con un diagnóstico precoz y utilizando estas técnicas de manera adecuada, el 90-95% de los desprendimientos de retina tiene un pronóstico muy favorable.

Si crees que tienes un desprendimiento de retina debes acudir inmediatamente a un servicio de urgencias para que te atiendan lo antes posible. Si tienes factores predisponentes es importante que visites al oftalmólogo, al menos una vez al año. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites.

Servicios médicos relacionados

Servicios médicos relacionados

Servicios relacionados

Artículos relacionados

¿Te has quedado con dudas?

Pregunta a los mejores especialistas médicos

Y tú, ¿qué opinas?

Te informamos de que solo utilizaremos tus datos para enviarte las actualizaciones que se produzcan en los comentarios de post.

Puedes ejercer tus derechos en materia de protección de datos tal y como se detalla en la “Información Adicional”, que podrá ser consultada en https://www.saludonnet.com/politica-privacidad