Desprendimiento de retina: causas, síntomas y tratamiento

El desprendimiento de retina se produce cuando esta estructura nerviosa se separa del epitelio pigmentario, que es el tejido que la sostiene y alimenta y sobre el que se encuentra firmemente adherida. Al quedar desprendida la retina, no puede funcionar correctamente causando importantes daños que pueden llegar a provocar la ceguera si no se actúa a tiempo.  

El desprendimiento más común es el de tipo regmatógeno. Se produce cuando el humor vítreo se separa de la retina tirando de esta hacia el interior y produciendo un desgarro o un orificio en la misma.  

Hay otros tipos de desprendimiento, como el de retina traccional, común en la retinopatía diabética avanzada y el de retina exudativo (muy infrecuente).

Síntomas del desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es algo que el paciente nota de manera brusca y aguda; es una patología que se atiende en urgencias. Casi siempre comienza con un desprendimiento vítreo posterior. El vítreo es un gel que rellena toda la cavidad del ojo y que con el paso del tiempo sufre un proceso de contracción. La tracción vítrea, el estímulo mecánico, se transforma en estímulo luminoso y da lugar a los principales síntomas, tal y como explican desde la Sociedad Española de Oftalmología. Los más característicos son:

  • Aparición de moscas volantes o cuerpos flotantes.
  • Visión de telarañas en el campo visual.
  • Aparición de luces centelleantes.
  • Notar un velo o cortina en la visión o la apariencia de una sombra en las zonas laterales del campo visual.
  • En algunos casos el paciente experimenta una pérdida total de la visión de un ojo.

Factores de riesgo y prevención

Existen factores de riesgo para el desprendimiento de la retina. Los principales son:

Para prevenir esta patología es importante que las personas miopes acudan a revisión, al menos una vez al año, para que se les realice un fondo de ojo. Muchas veces los miopes tiene lesiones degenerativas en la parte externa de la retina o factores predisponentes a sufrir ese desprendimiento. Si el oftalmólogo tuviera sospechas, puede recomendar la realización de un tratamiento profiláctico que consiste en una fotocoagulación con un láser de argón para aumentar la adherencia de esas capas de la retina.

Pruebas para el diagnóstico

Ante un desprendimiento de retina el médico realiza una exploración de la retina, previa dilatación de la pupila. Posteriormente el oftalmólogo la visualiza mediante un oftalmoscopio binocular. En el caso de que no se pueda explorar, se realiza una ecografía para valorar su estado.

La OCT o Tomografía de Coherencia óptica es otra forma de exploración la retina que posibilita visualizar en 3D diferentes estructuras oculares, realizando un escáner en este tejido casi microscópico.

El desprendimiento de retina o su sospecha es una urgencia médica y debe ser atendido lo antes posible por un oftalmólogo. Por lo general suele ser necesaria una cirugía y en el 85% de los casos se resuelve con una sola intervención. Todas las técnicas quirúrgicas tienen el objetivo de colocar de nuevo la retina y crear una buena adhesión entre el tejido neurosensorial y el epitelio pigmentario.

Tipos de cirugía para el desprendimiento

El tratamiento para el desprendimiento de retina es quirúrgico casi siempre. Los especialistas deben intervenir de manera urgente o preferente en los siguientes días tras ser diagnosticado, ya que el pronóstico depende de la rapidez con la que se actúe.

Como prevención, antes de que se produzca el desprendimiento de retina se puede aplicar la foto coagulación, mediante un láser. De esta forma se sella la retina en las zonas en las que esté rota y se crea una fuerte adherencia entre las capas retinianas. Asimismo, se usa el láser para crear una cicatriz alrededor de la zona de la retina adelgazada o débil a través de la pupila.

Se pueden realizar varios tipos de cirugías, en función de cómo sea el desprendimiento. Así, hablamos de:

  • Cirugía escleral. El médico ejerce una presión para acercar la esclera o cara externa del globo ocular hacia la retina mediante unos implantes o cerclajes de silicona.  Es cirugía extraocular que suele combinarse con punción de líquido subretiniano y aplicación de láser.
  • Vitrectomía. El especialista acerca la retina nuevamente a su posición anatómica desde el interior del ojo. Es una cirugía intraocular en la que se extrae el humor vítreo, que es sustituido por gases o aceite de silicona, para presionar y adherir la retina. Una vez recolocada se aplica láser alrededor de los desgarros. En ocasiones no es necesario extraer el humor vítreo; basta con inyectar una burbuja de gas para resituar la retina y administrar el láser a continuación.

Con un diagnóstico precoz y utilizando estas técnicas de manera adecuada, el 90-95% de los desprendimientos de retina tiene un pronóstico muy favorable.

Si crees que tienes un desprendimiento de retina debes acudir inmediatamente a un servicio de urgencias para que te atiendan lo antes posible. Si tienes factores predisponentes es importante que visites al oftalmólogo, al menos una vez al año. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites.

Qué es un glaucoma y tipos de glaucomas

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera y discapacidad visual irreversible en el mundo, junto con las cataratas. Es una enfermedad que provoca un daño progresivo en el nervio óptico, reduciendo el campo visual de quien lo padece. El nervio óptico es el encargado de transportar la información que recoge el ojo hacia el cerebro. Está compuesto por pequeñas fibras nerviosas, que son las que trasladan el mensaje visual.

Qué es un glaucoma

El glaucoma produce un defecto que hace que el campo visual se contraiga, perdiendo primero la visión periférica y avanzando poco a poco hasta quedar solo visión en la parte central.  El daño en el nervio óptico se traduce en pérdida del campo visual.

El glaucoma comienza cuando el humor acuoso, líquido transparente que mantiene las propiedades del ojo, no puede ser evacuado del globo ocular. La causa suele ser un daño funcional o estructural del sistema de drenaje. Por ese motivo se estanca y aumenta la presión ocular.

Causas del glaucoma

No suele existir una causa única para que aparezca el glaucoma, sino que puede ser una conjunción de factores de riesgo, entre los que se encuentran:

  • Presión intraocular. Suele ser la principal causa. Los pacientes con tensión ocular alta y aquellos en los que el nervio óptico se deteriora rápido son prioritarios a la hora de recibir atención.
  • Factores vasculares.
  • Antecedentes familiares.
  • Características anatómicas del ojo.

Tipos de glaucomas

Existen diferentes tipos de glaucoma ocular. La clasificación más habitual es la que se realiza basándose en el grado de apertura de la estructura por la que drena el humor acuoso.

  • De ángulo abierto (obstrucción funcional). Es el más frecuente, afectando al 3% de la población. Las estructuras de drenaje dejan de funcionar a pesar de estar el ángulo abierto.

Produce un daño silencioso en el que se pierde la visión desde la periferia hacia el centro. El inconveniente que tiene es que hasta que la enfermedad no ha avanzado considerablemente el paciente no se percata de que tiene un problema de visión, ya que la pérdida es muy lenta. Por ese motivo se acude tarde al oftalmólogo, cuando ya es complicado recuperar la visión perdida.

Existe una Guía de Práctica clínica sobre el glaucoma de ángulo abierto, publicada por el Ministerio de Sanidad.

  • De ángulo cerrado (obstrucción anatómica). El ángulo iridocorneal, por donde se drena el humor acuoso, está cerrado.

Es menos frecuente, aunque suele ser de mayor severidad. Produce una subida de tensión muy brusca con dolor y pérdida de visión inmediata. En estos casos el paciente acude al médico en el mismo momento en el que ocurre.

Prevención del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad crónica e irreversible que se puede frenar, siempre que se diagnostique a tiempo. Los tipos de glaucoma y tratamiento son variados, pero actualmente el de ángulo abierto supone un problema sanitario, porque produce un daño silencioso solo apreciable cuando está muy avanzado y se ha perdido mucha visión. Puede llegar a producir ceguera.

Para evitarlo es importante acudir a revisiones periódicas con el oftalmólogo cada 2 años, sobre todo a partir de los 40 años, momento en el que empiezan a producirse pequeños cambios en los ojos. También se debe ir al médico si ha habido algún traumatismo previo o existen antecedentes en la familia.

Tratamiento del glaucoma

El tratamiento es distinto en función del estadio evolutivo en el que se encuentre la enfermedad. Los más frecuentes son:

  • Uso de colirios. Es muy común y busca bajar la presión intraocular mediante unas gotas que se inoculan directamente en el ojo. La mayoría de los pacientes con glaucoma controlan la enfermedad con esta medicación.
  • Láser. Se emplean sobre todo en los glaucomas de ángulo cerrado, realizando un orificio sobre el iris. La técnica se denomina Iridotomía Yag. Para los glaucomas de ángulo abierto se usa la Trabeculoplastia, con el fin de aumentar el flujo de salida del humor acuoso.
  • Técnicas quirúrgicas. Actualmente se usan cada vez más las técnicas mínimamente invasivas. Utilizando pequeños dispositivos biocompatibles colocados en el ojo se facilita la salida del humor acuoso. Se realizan para bajar la tensión del ojo minimizando el daño a sus estructuras y el malestar del paciente.

Suelen ser intervenciones ambulatorias que controlan glaucomas difíciles de manera sencilla. Son varias las cirugías que pueden realizarse, siendo las más frecuentes la trabeculectomía, la esclerectomía, la válvula de drenaje y la ciclofotocoagulación láser.

Si tienes glaucoma o crees que puedes tenerlo es importante que acudas al oftalmólogo. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites.

¿Cuáles son los problemas de vista más frecuentes en los niños?

Los problemas de la vista son habituales en todas las edades, pero cuando aparecen en niños suelen ser más difíciles de detectar. La detección precoz es importante para evitar que en un futuro existan problemas de ambliopía o disminución de la agudeza visual (ojo vago). Diversos estudios revelan que en torno al 20% de los niños tiene algún defecto refractivo que, si se trata adecuadamente, se puede corregir.

En los casos de bebés recién nacidos y niños lactantes el médico realiza un cribado para la detección precoz de problemas oculares graves, como la catarata congénita o el retinoblastoma. Así se explica en el artículo Lo que no puede perder de vista el pediatra (con la vista de los niños…) el pediatra J. García Aguado.

Defectos del ojo más frecuentes

Además de la ambliopía, otro problema que surge con frecuencia es el estrabismo o alineación incorrecta de los ojos. En este caso, los pequeños en vez de mirar al frente desvían los ojos hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo.

Si hablamos de defectos refractivos, los más habituales son:

  • Hipermetropía. Es la anomalía de refracción del ojo más común en niños y suele ser fisiológica. Un niño hipermétrope ve bien, pero se cansa mucho cuando realiza un esfuerzo visual durante mucho tiempo. Cuando esto ocurre el niño presenta:
    • Ojos rojos tras la lectura.
    • Dolor de cabeza que desaparece cuando deja de leer o prestar atención a un punto durante un tiempo.
    • Estrabismo.
    • Bajo rendimiento en el colegio.
    • Lágrimas o intolerancia a la luz.
  • Miopía. Un niño miope ve mal de lejos y generalmente requiere acercarse a las cosas o personas para ver bien. Además, tiende a entornar los ojos para intentar enfocar mejor. La miopía es frecuente que aparezca en la edad infantil y puede ser congénita o adquirida. Cuando se manifiesta desde el nacimiento suele ser elevada, con más de cinco dioptrías. Si es adquirida aparece generalmente durante el periodo escolar.
  • Astigmatismo. Es un problema de visión en el que el niño no puede enfocar bien ni de cerca ni de lejos. Tienen poca agudeza visual y termina fatigándose por el esfuerzo que tiene que hacer para ver bien. Los niños que tiene astigmatismo parpadean mucho y mueven la cabeza para acomodar la vista. Es frecuente que haya casos de bajo rendimiento escolar.

Importancia de la detección precoz

Los defectos refractivos afectan en el día a día del niño, si no se tratan a tiempo. Deben ser los padres y los pediatras los que valoren si se debe acudir al oftalmólogo. A medida que van creciendo son los profesores del colegio los que muchas veces alertan sobre estos problemas. No obstante, se recomienda que los niños acudan a revisarse la vista antes de empezar la etapa escolar, en torno a los tres años, para evitar problemas de aprendizaje, según señalan en el artículo Oftalmología para el pediatra de atención primaria.

Lo recomendable es acudir al oftalmólogo cuando se dan alguno de los siguientes casos:

  • El niño se frota los ojos constantemente.
  • Tiene problemas al ver de cerca o de lejos.
  • Frecuentes dolores de cabeza.
  • Sensibilidad a la luz solar.
  • Desviación de los ojos y dificultad para seguir los objetos con la mirada.
  • Guiño repetido.
  • Antecedentes familiares.

Si usted tiene un niño pequeño y nota que se acerca demasiado a los objetos, que se queja de dolor de cabeza o entorna los ojos constantemente es el momento de llevarlo al oftalmólogo. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarle en su problema y a tratarlo cuanto antes para que el niño pueda hacer una vida normal.

¿Por qué tengo un derrame ocular o hiposfagma?

Muchas personas asisten a consulta con el médico general, preocupados por la aparición de una mancha roja con aspecto hemorrágico y color rojo intenso, sin que exista una causa evidente. Este derrame ocular es una acumulación de sangre a nivel ocular que se llama hiposfagma o hemorragia subconjuntival. Se produce en el espacio subconjuntival, concretamente entre la conjuntiva bulbar o capa incolora que rodea el globo del ojo y la esclerótica.

Esta mancha no es más que la rotura de vasos sanguíneos pequeños que no llegan a alcanzar la córnea. No debe ser un motivo de preocupación, ya que en la mayoría de los casos se trata de un episodio que no tiene consecuencias graves. El derrame ocular no está relacionado con un aumento de la tensión ocular, que produce el glaucoma.

Causas de derrame ocular

Pueden existir diferentes motivos por los que aparece un derrame ocular, aunque la causa directa desde el punto de vista fisiológico no está bien determinada. No obstante, el hiposfagma tiene que ver con alguno de los siguientes eventos:

  • Golpes de tos, estornudos y vómitos.
  • Esfuerzo físico realizado por estreñimiento, vómitos, cargas de ejercicios físicos.
  • Maniobra de descompresión o maniobra de Valsalva. Consiste en el intento de exhalar el aire al taponarse la nariz y la boca, para aliviar la tensión generada en las trompas de Eustaquio. Su realización es frecuente en la práctica del buceo o al insuflar un globo o un flotador, por ejemplo.
  • Traumatismos directos en el ojo al recibir un golpe o frotarse los mismos.
  • La conjuntivitis puede producir de forma secundaria este tipo de derrames.
  • Aumento de la presión arterial .
  • Toma de determinados medicamentos. Dentro del grupo de los antiagregantes plaquetarios el más usado es la aspirina o Adiro. También podemos mencionar los anticoagulantes; el más usado es el Sintrom.
  • Enfermedades que determinan trastornos de la coagulación, como la drepanocitosis o la hemofilia.

Síntomas del hiposfagma

Aunque generalmente el derrame ocular es asintomático, en ocasiones puede aparecer una molestia al parpadear, sin que surja a dolor ni escozor. Es más como una sensación de tener algo de arenilla en el ojo, aunque en la mayoría de casos la persona no lo nota ni afecta a la visión.  

A pesar de ser llamativo y, en ocasiones impresionante, no suele estar relacionado con patologías graves ni deja secuelas. No obstante, su aparición siempre debe de ser consultada con el médico de cabecera y, en caso de requerirlo, con el oftalmólogo.

Tratamiento del derrame

No hay ningún tratamiento específico para el hiposfagma; está relacionado con la causa que lo ha producido. Con el paso de los días el tono rojo, con aspecto de sangre, se irá absorbiendo progresivamente hasta su definitiva resolución. Puede ocurrir que tras los primeros meses de un episodio así se vuelva a repetir, sin mayor importancia.

No obstante, si en la visita al médico se sospecha de alguna de las enfermedades que se relacionan con el derrame ocular, el tratamiento estará encaminado al control de las mismas.

Si tienes un derrame en el ojo no dudes en acudir al médico para que realice un examen físico y, mediante la historia clínica, sepa cuál es la causa del hiposfagma. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte, sin esperas y con total confianza.  

Presbicia y astigmatismo: ¿Qué diferencias hay?

En muchas ocasiones tendemos a pensar que es lo mismo presbicia y astigmatismo. Aunque ambas enfermedades provocan visión borrosa, la causa por la que se producen es completamente diferente.

(más…)

¿Por qué disminuye la agudeza visual?

La vista es uno de los sentidos más importantes que tenemos. La visión o capacidad de ver no sólo ofrece una idea de cómo funcionan los ojos, sino también del estado de otras partes como el sistema nervioso central o el sistema vascular. La agudeza visual es la capacidad que tiene el ojo para distinguir objetos muy próximos entre sí, separados por un ángulo. La magnitud de este ángulo determina la agudeza visual.

(más…)

Página siguiente »