Avenida del Brillante, 104, Córdoba (Córdoba), 14012

valoración

9 (2 valoraciones)

Ver servicio

Cirugía de hidrocele en Sevilla. ¿En qué consiste?

El hidrocele es una condición en la que se acumula líquido en el saco escrotal, alrededor de uno o ambos testículos. Esta acumulación de líquido causa hinchazón en el escroto, que puede ser indolora, pero a veces resulta en molestias y sensación de pesadez.

Los recién nacidos son muy propensos a tener esta patología, que desaparece de manera espontánea. También se da en varones con más de 40 años. En este caso suele estar producido por la hinchazón o lesión del testículo o el epidídimo o porque se ha producido una obstrucción con líquido o sangre dentro del cordón espermático. 

 

Síntomas del Hidrocele

La mayoría de los hidroceles son indoloros, pero algunos síntomas pueden incluir:

  • Hinchazón en uno o ambos lados del escroto.
  • Sensación de pesadez en el escroto.
  • Dolor o malestar. Se produce en raros casos, especialmente si la hinchazón se vuelve significativa.

 

Diagnóstico del Hidrocele

El diagnóstico de hidrocele generalmente se realiza mediante un examen físico. El médico puede detectar la hinchazón y evaluar su consistencia. Para confirmar el diagnóstico y descartar otras condiciones, se pueden realizar pruebas adicionales como la transiluminación (iluminar el escroto con una luz para ver si el líquido está presente) y la ecografía (estudio de imagen ayuda a determinar la cantidad de líquido y a evaluar otras estructuras del escroto).

 

Tratamiento del Hidrocele en Sevilla

Aunque muchos hidroceles se resuelven por sí solos, el tratamiento se recomienda cuando causan dolor, incomodidad significativa o aumentan de tamaño. La cirugía de hidrocele, conocida como hidrocelectomía, es el tratamiento más efectivo para eliminar el líquido acumulado y prevenir su reaparición.

Existen dos enfoques principales para la cirugía de hidrocele:

  • Hidrocelectomía abierta. Este procedimiento se realiza a través de una pequeña incisión en el escroto o la ingle. El cirujano drena el líquido y elimina o modifica la bolsa del hidrocele para evitar que se vuelva a llenar.
  • Aspiración y escleroterapia. En algunos casos, el líquido puede ser aspirado con una aguja, y se puede inyectar un agente esclerosante para evitar la acumulación futura de líquido. Sin embargo, esta técnica es menos común y puede tener una mayor tasa de recurrencia.

 

Cirugía de Hidrocele en Sevilla

Antes de la cirugía, se realizan varias evaluaciones preoperatorias para asegurar que el paciente esté en buen estado de salud. Esto puede incluir análisis de sangre, exámenes físicos y una revisión de la historia médica del paciente. Se dan instrucciones específicas sobre el ayuno antes de la cirugía y la suspensión temporal de ciertos medicamentos.

El procedimiento quirúrgico de hidrocele generalmente sigue estos pasos:

  • Anestesia. Se administra anestesia general o regional para asegurar que el paciente esté cómodo y libre de dolor durante la cirugía.
  • Incisión. Se realiza una pequeña incisión en el escroto o la ingle, dependiendo del tamaño y la ubicación.
  • Drenaje y extracción. El cirujano drena el líquido acumulado y, si es necesario, elimina o modifica la bolsa para prevenir la recurrencia.
  • Cierre. La incisión se cierra con suturas y se coloca un vendaje estéril.

 

Recuperación y cuidados postoperatorios

La recuperación después de una cirugía de hidrocele varía según el tipo de procedimiento y la salud general del paciente. En general, los pacientes pueden esperar:

  • Dolor y molestia. Puede haber dolor leve a moderado en el sitio de la incisión, que se maneja con analgésicos.
  • Reposo. Se recomienda reposo relativo y evitar actividades físicas intensas durante las primeras semanas.
  • Hinchazón y hematomas. Es común experimentar hinchazón y moretones en el área tratada, que disminuirán gradualmente.
  • Seguimiento médico. Se programan visitas de seguimiento para evaluar la recuperación y asegurar que no haya complicaciones.

 

Beneficios de la cirugía de Hidrocele

Los beneficios de la cirugía de hidrocele incluyen:

  • Alivio de la hinchazón e incomodidad. La cirugía elimina la acumulación de líquido, aliviando la hinchazón y la sensación de pesadez en el escroto.
  • Prevención de recurrencia. Al eliminar o modificar la bolsa del hidrocele se reduce significativamente el riesgo de que el líquido vuelva a acumularse.
  • Mejora en la calidad de vida. Los pacientes experimentan una mejora notable en su comodidad diaria y pueden reanudar sus actividades normales sin restricciones.

Se recomienda consultar a un especialista en Sevilla si se experimenta alguno de los síntomas señalados. La corrección del hidrocele no solo puede aliviar la hinchazón y las molestias, sino que también puede prevenir complicaciones futuras y mejorar significativamente la calidad de vida.