La zona en la que estás buscando es demasiado pequeña. Prueba a ampliar el radio de búsqueda.

Si sigues sin encontrar lo que buscas, llámanos al 900 900 932 o escríbenos a soporte@saludonnet.com y nuestro equipo de cuadro médico te ayudará en lo que necesites.

Cirugía de rodilla sin prótesis

La rodilla es una articulación que sufre mucho con el paso de los años. Su desgaste en ocasiones está provocado por enfermedades degenerativas como la artrosis, la artritis reumatoide o la osteoporosis, que implican una pérdida de movilidad, dolor constante que impide llevar una vida normal a quien lo padece y una deformación de la articulación que causa pérdida de movilidad y puede llegar a acortar la extremidad.

La cirugía de rodilla con prótesis se realiza, por lo general, en personas que superan los 65 años, aunque hay veces que es necesario llevarla a cabo en pacientes más jóvenes.

También está recomendada para aquellas personas que, a consecuencia de un grave traumatismo, se han destrozado la rodilla.

La operación de rodilla con prótesis busca recuperar la movilidad de la articulación, sustituyendo la rodilla por una prótesis artificial. Es una cirugía mayor que se denomina artroplastia total de rodilla y consiste en la retirada del cartílago y el hueso dañados y su sustitución por piezas artificiales en la rodilla.

Dura entre 50 minutos y dos horas y  el tiempo de  hospitalización suele superar la semana.

Antes de su realización es importante que el médico tenga completa su historia clínica y un estudio radiológico. Se realiza con anestesia general o epidural.

Aunque se puede comenzar a caminar en torno al cuatro día, es muy importante la reeducación. De esta forma la recuperación se produce poco a poco y desaparece el riesgo de complicaciones o rechazo, siempre que se atiendan los consejos dados tanto por el cirujano como por el fisioterapeuta. 

No incluye la prótesis.