Operación de Vegetaciones. Adeinodectomía

Las adenoides o vegetaciones son dos pequeñas protuberancias de tejido linfoide que se encuentran detrás de la nariz y a simple vista no son perceptibles. Protegen de las infecciones en los oídos, la nariz y la garganta, porque sirven de filtro para los virus y las bacterias que entran por la nariz. En los niños más pequeños están agrandadas y a partir de los 7 años se encogen hasta desaparecer cuando son adultos.

La adenoiditis es la inflamación de las adenoides. Produce dificultad respiratoria y favorece la aparición de ronquidos. Cuando aumentan de tamaño de manera exagerada o se infectan repetidamente el médico valora su extirpación quirúrgica para eliminar los problemas respiratorios y las complicaciones que puedan derivarse.

Su extirpación quirúrgica no causa ningún problema en el sistema inmunológico del paciente. Los niños con adenoides pueden tener pesadillas al dormir, sueño irregular y en ocasiones apneas nocturnas, que les hacen estar más irritados durante el día, al no haber descansado bien.

El diagnóstico de las adenoides lo realiza el médico en consulta a través de la historia clínica y la exploración física. Como no son visibles con facilidad el médico puede utilizar un espejo especial y un endoscopio para conocer su tamaño.

La adenoidectomía es una cirugía que se realiza con anestesia general y se puede hacer de manera ambulatoria. Consiste en un raspado de la glándula con un dispositivo similar a una cuchara, a través de la boca. La recuperación es muy rápida y el postoperatorio no suele ser doloroso.