Consulta de Cardiología + electrocardiograma

Precio del servicio

30 €
Ver 134 centros

Consulta de Cardiológia + Holter ECG

Precio del servicio

84 €
Ver 132 centros

Consulta de Cardiología + Holter de presión arterial

Precio del servicio

71 €
Ver 125 centros

Consulta de Cardiología + Electrocardiograma + Ecocardiograma

Precio del servicio

75 €
Ver 128 centros

Consulta de Cardiología

Precio del servicio

26 €
Ver 136 centros

Ecocardiografía de Esfuerzo

Precio del servicio

76 €
Ver 29 centros

Ecocardiograma + Doppler Color

Precio del servicio

51 €
Ver 89 centros

Ergometría (Prueba de Esfuerzo)

Precio del servicio

76 €
Ver 40 centros

Holter ECG

Precio del servicio

66 €
Ver 78 centros

Holter de Presión Arterial

Precio del servicio

51 €
Ver 68 centros

Consulta de Cardiología + ergometría (prueba de esfuerzo)

Precio del servicio

85 €
Ver 42 centros

Reconocimiento médico deportivo

Precio del servicio

88 €
Ver 24 centros

Prueba de esfuerzo con análisis de gases

Precio del servicio

162 €
Ver 1 centros

Reconocimiento médico deportivo avanzado

Precio del servicio

126 €
Ver 1 centros

Cardiología

¿En qué te puede ayudar?

La cardiología es una especialidad médica que se encarga de la prevención, el estudio y diagnóstico del corazón y el aparato circulatorio.

El cardiólogo utiliza para ello diversas herramientas. La más utilizada es el electrocardiograma (ECG), una prueba obligatoria en cualquier preoperatorio, que ofrece al médico información de la actividad que tiene el corazón, gracias a una bovina continua de papel que va registrando todos los movimientos del mismo. Sirve como cribado para determinar si el paciente padece o no enfermedades cardiovasculares.

También se utilizan otras pruebas diagnósticas como el ecocardiograma. A través de un ultrasonido se ofrece una imagen en movimiento del corazón, lo que aporta mucha información sobre este órgano vital (tamaño, movimiento, funcionamiento de sus válvulas…). El paciente permanece tumbado de lado mientras se realiza la prueba, que no necesita ningún tipo de preparación. Los cardiólogos también cuentan con información sobre los pacientes gracias a los resultados que les aportan los Holter. Son pequeños dispositivos portátiles que el paciente debe llevar puesto entre 24 y 48 horas. Existen dos tipos de Holter: de Tensión Arterial y de ECG. El primero permite tener un registro de las cifras de tensión arterial y el segundo sirve para detectar posibles arritmias, taquicardias y braquicardias.

Las ergometrías o pruebas de esfuerzo sirven para que el cardiólogo valore la respuesta del corazón ante el ejercicio. Sobre todo se usan para el diagnóstico de la angina de pecho. El paciente se sube a una cinta en movimiento o a una bicicleta estática y realiza ejercicio durante un tiempo para que el médico pueda diagnosticar una enfermedad o valorar el pronóstico de un paciente.