Avenida de Jerez, 59, Sevilla (Sevilla), 41014

valoración

8,7 (86 valoraciones)

Ver servicio

Avenida de las Ciencias, 25, Sevilla (Sevilla), 41020

Ver servicio

Calle Juan Sebastián Elcano, 12, Sevilla (Sevilla), 41011

valoración

9 (12 valoraciones)

Ver servicio

Avenida REPUBLICA ARGENTINA, 37A, 3º, 37, Sevilla (Sevilla), 41011

valoración

9,8 (10 valoraciones)

Ver servicio

Calle de Madre Dolores Marquez, 2, Sevilla (Sevilla), 41003

valoración

7,2 (29 valoraciones)

Ver servicio

Calle Jardin de la Isla, Edf Expolocal, 6, Sevilla (Sevilla), 41014

Ver servicio

Avenida De la Palmera, 53, Sevilla (Sevilla), 41013

Ver servicio

Otros de las Cigarreras, 1, Sevilla (Sevilla), 41011

valoración

10 (3 valoraciones)

Ver servicio

Consulta de Oftalmología + Retinografía en Sevilla. ¿En qué consiste?

La retinografía es una técnica no invasiva que permite obtener imágenes de alta resolución de la retina, el área sensible a la luz ubicada en la parte posterior del ojo. Estas imágenes, capturadas mediante una cámara especializada, proporcionan al oftalmólogo información valiosa sobre la salud de la retina y la calidad de la vasculatura retiniana.

En función de los resultados obtenidos en la consulta y la retinografía, el oftalmólogo lleva a cabo un análisis minucioso e interpreta los datos, para identificar cualquier anomalía o patología ocular presente. En caso de detectarse alguna condición visual, se le ofrecen al paciente las recomendaciones y pautas de tratamiento correspondientes.

La retinografía es una herramienta fundamental para el cuidado y la preservación de la salud visual, permitiendo la detección y tratamiento temprano de algunas patologías como:

  • Degeneración macular.
  • Retinopatía diabética.
  • Desprendimiento de retina.
  • Enfermedades vasculares oculares.

Así, a través de la retinografía se realiza una exhaustiva evaluación de la salud visual, gracias a la combinación de un examen clínico detallado y el análisis de imágenes de alta resolución de la retina. Este enfoque integral brinda al paciente la tranquilidad de contar con un diagnóstico preciso y, en caso necesario, un tratamiento adecuado para preservar su visión y bienestar ocular a largo plazo.