Cirugía del lóbulo rasgado. Lobuloplastia

El lóbulo de la oreja se alarga y deforma con la edad, dando un aspecto envejecido a la cara. La lobuloplastia es la corrección del lóbulo de la oreja que se ha rasgado. Generalmente es una intervención que se realiza en mujeres mayores, en jóvenes con hijos pequeños, que sin querer les rasgan las orejas, o en aquellas que llevan pendientes muy pesados. Con cirugía se puede retocar y recortar el lóbulo de la oreja para evitar esa caída. 

El lóbulo de la oreja está formado por piel y tejido graso. Al ser una parte pequeña sin apenas soporte es fácil que se pueda dar de sí, sobre todo cuando se llevan pendientes grandes o se han realizado dilataciones. En estos casos adoptan un aspecto distinto al original, mostrándose más grandes, alargados y con falta de firmeza.  

La cirugía tiene una duración de 15 a 20 minutos por oreja y se realiza con anestesia local. En ella se reavivan o recortan los bordes del orificio para que se unan y formen una nueva capa de piel que dé un aspecto armonioso. El postoperatorio no es molesto, solo es necesario curar la herida con agua, jabón y yodo. La recuperación es muy rápida.