Calle Méndez Núñez, 40, Santa Cruz de Tenerife (Santa Cruz de Tenerife), 38002

7,6 (5 valoraciones)

Ver servicio

Operación de Cornetes y Tabique Nasal. Turbinoplastia y Septoplastia

Los cornetes nasales son unas estructuras de hueso esponjoso que ayudan a  filtrar el aire que respiramos. Cuando se irritan se produce una respuesta inflamatoria que conlleva una hipertrofia, provocando sensación de obstrucción nasal.

Los cornetes se pueden agrandar por varios motivos:

  • Padecer rinitis alérgica.
  • Presentar enfermedades que afectan al sistema inmunológico o endocrino que provocan obstrucción nasal y ronquidos.
  • Estar en la adolescencia.
  • Mujer embarazada.
  • Factores ambientales: tabaco, contaminación del aire o humedad.

 

La hipertrofia de los cornetes provoca una obstrucción de paso del aire, impidiendo a la persona respirar bien. Los síntomas habituales son: dificultad para respirar por la nariz, afonía y ronquera, pérdida de audición, dolor de cabeza y cara, sequedad nasal, mucosidad nasal más o menos espesa y trastornos del sueño.

El diagnóstico se realiza mediante la exploración física de las fosas nasales, junto con la historia clínica. Se pueden hacer también una rinoscopia y una rinofibrolaringoscopia

Cuando con las técnicas conservadoras no mejor, se opta por la cirugía de cornetes o turbinoplastia. Es una técnica quirúrgica que busca la reducción del tamaño de los cornetes, generalmente del inferior, cuando estos son los responsables de la obstrucción nasal. Consiste en la extracción del hueso de los cornetes inferiores, para conseguir su reducción. Se realiza por los agujeros nasales, con lo que no deja cicatriz y se utiliza anestesia general.

En ocasiones, cuando se intervienen los cornetes, también se realiza una septoplastia, para corregir la forma y función de la nariz. Tras la intervención se coloca un taponamiento nasal y una férula en la zona.

Durante las primeras semanas pueden aparecer costras nasales, que es necesario lavar. El paciente debe tener algunos cuidados como reposo los primeros días, no conducir ni beber alcohol hasta pasados 3 días, no beber alcohol, respirar por la boca o dormir ligeramente inclinado.