Bótox patas de gallo (toxina botulínica)

La toxina botulínica, conocida también como bótox, paraliza los músculos de las zonas inyectadas reduciendo las arrugas. En la zona orbicular o patas de gallo se aplica para atenuar los pliegues que con el paso del tiempo salen cerca de los ojos. Pero eliminar por completo las líneas que aparecen al sonreír en la parte lateral de los ojos puede producir un efecto raro en la mirada. Por este motivo los especialistas apuestan cada vez más por suavizarlas en vez eliminarlas, para no perder la expresividad.