Progesterona baja: síntomas, causas y tratamiento

La progesterona es una hormona sexual femenina producida por los ovarios, importante en la segunda parte del ciclo menstrual de la mujer y en el embarazo. Se encarga de preparar al útero para recibir el óvulo fertilizado y no expulsarlo y de disponer los senos de la mujer para que produzcan leche. Tenerla baja es un síntoma de que la mujer no está ovulando correctamente, por lo que puede dificultar el embarazo o avisar de la llegada de la menopausia.  

Cómo funciona esta hormona

La secreción de progesterona empieza antes de la ovulación, en el folículo encargado de liberar al óvulo. Los meses en los que no se produce el embarazo los niveles de progesterona bajan y aparece la menstruación. Por el contrario, si el óvulo es fecundado se empieza a desarrollar la placenta, que fabrica estrógenos y progesterona en gran cantidad hasta el parto.

A pesar de ser una hormona femenina los hombres y los niños también la tienen, pero en un nivel mucho más bajo que las mujeres en edad fértil. Para estas mujeres los niveles de progesterona van cambiando a lo largo del ciclo menstrual, teniendo sus picos cuando falta una semana para la menstruación o durante el embarazo.

Síntomas de la progesterona baja

Cuando los niveles de progesterona son inferiores a 10 ng/ml  se considera que la producción de esta hormona está por debajo de lo deseable. En estos casos aparecen algunos síntomas reconocibles. Los principales son:

  • Periodos menstruales irregulares y en ocasiones muy abundantes.
  • Aumento de la retención de líquidos.
  • Aparición de flatulencia.
  • Dolor en las mamas, que aumentan de volumen.
  • Importantes cambios de humor sin motivo aparente.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Cefaleas antes de la menstruación.
  • Aumento de peso, que se refleja sobre todo en el abdomen y las caderas.
  • Bajada de la libido.
  • Manos y pies fríos.

¿Por qué se baja la progesterona? Causas

Cuando la progesterona está por debajo de lo recomendable puede deberse a diferentes causas, aunque las más frecuentes son:

  • Menopausia. El principal cambio hormonal que nota la mujer en este periodo es que disminuyen los niveles de progesterona, mientras los estrógenos se mantienen igual e incluso en ocasiones aumentan. Esto ocurre porque ambas hormonas deben de estar compensadas, por lo que es frecuente que durante esta etapa dominen los estrógenos. 
  • Problemas de fertilidad. La mujer tiene dificultades para quedarse embarazada, porque la cantidad de progesterona es inferior a la necesaria para preparar el útero para una gestación. Por este motivo se elimina el óvulo fecundado dando lugar a la menstruación.
  • Problemas en el embarazo: Cuando los niveles de progesterona de una mujer embarazada disminuyen puede ser síntoma de que exista un embarazo ectópico o de riesgo de aborto.

Tratamiento de la progesterona

Se recomienda que la mujer se haga una analítica de sangre para comprobar cómo se encuentran los niveles de progesterona cuando existe un embarazo de riesgo, la menstruación es irregular o tienen dificultades para quedarse embarazada. También puede hacerse como revisión rutinaria.

La progesterona es una hormona que, además de producirse en los ovarios, también se fabrica en los laboratorios. Los especialistas la utilizan en trastornos menstruales, control de natalidad, amenaza de aborto, infertilidad o síntomas de menopausia. Se usa en pastillas cuando existen problemas de fertilidad e inyectada en la vagina en los casos de mujeres embarazadas con riesgo de aborto.

Si tienes síntomas y crees que puedes tener la progesterona baja es recomendable que acudas al médico para que te prescriba una analítica en la que se incluya el estudio de esta hormona. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte y sin largas esperas.